Lo que debéis saber sobre las cerraduras embutidas

Las cerraduras embutidas son aquellas que van empotradas en el interior de las puertas del lado lateral, de manera que la mayor parte de esta cerradura se encuentra dentro de la puerta, lo único que se encuentra fuera es el hueco de la cerradura donde metéis la llave.

De este tipo de cerraduras existen varios modelos y diseños, de los cuales destaca el de sistema de autobloqueo, el cual activa un bloqueo para que pueda evitar ser manipulada por un ladrón. Estas suelen ser un poco más caras por lo que debéis invertir un poco más en vuestro presupuesto.

¿Cuál cerradura embutida debéis comprar?

Cuando os toque elegir una cerradura embutida para la puerta de vuestro hogar, debéis tener siempre en cuenta de que la seguridad cuesta dinero. No podéis pretender que una cerradura barata y sencilla sea muy segura. Si os ofrecen una cerradura de “última generación” más barata que los precios del mercado, debéis desconfiar ya que es muy sospechoso.

Siempre recomendamos que por lo mínimo compréis una cerradura con sistema antibumping. Si queréis más seguridad entonces tenéis que invertir en una que también tenga sistema anti palanca, anti ganzúa, anti taladro. Para que estéis mejor protegidos.

Otra cosa que debéis tener en cuenta es que siempre es mejor comprar cerraduras fabricadas por empresas conocidas. No las recomendamos solo por el nombre de la marca, sino porque esas empresas llevan años en el negocio ganándose su puesto y cuentan con expertos y estándares de calidad muy altos, lo cual hacen sus cerraduras más seguras.

Si un cerrajero de confianza, os recomienda una cerradura de una marca no tan reconocida, pero la recomienda por experiencia de haber trabajado con ella, entonces estáis en vuestro derecho de decantaros por dicha cerradura.

¿Cómo podéis instalar una cerradura embutida?

Si habéis conseguido vuestra cerradura embutida perfecta, pero no queréis pagar por un cerrajero que os la instale debido a que queréis ahorraros unos euros, debéis tener mucho cuidado, ya que una cerradura mal puesta es igual a no tener instalada ninguna, ya que los ladrones se pueden aprovechar de ello.

Si aún así queréis entrar en el mundo del bricolaje y hacerlo vosotros mismos, necesitáis contar con las herramientas necesarias, en este caso: un destornillador, una lima, un taladro con brocas para madera y para metal, una cinta métrica, una corona dentada, un formón y por supuesto, la cerradura que queréis instalar. Si no contáis con alguna de estas, será mejor que llaméis a un cerrajero para que la instale correctamente.

Pasos para instalar la cerradura embutidas

Algo que debéis tener en cuenta antes de comprar la cerradura, es que tengáis el modelo correcto, ya que estos cambian de acuerdo a si la puerta se abre hacia la derecha o hacia la izquierda.

Si vuestra puerta ya tenía una cerradura embutida instalada, solo os bastará con quitar la vieja y reemplazarla con la nueva, es cuestión de quitar y apretar un par de tornillos. Si vas reemplazar una cerradura vieja, os recomendamos que compréis una cerradura de la misma marca y medida, para que os ahorréis el trabajo de hacer le modificaciones a la puerta para instalar la cerradura nueva.

Si la puerta no tenía una cerradura instalada antes, es donde el trabajo se complica. Lo primero que debéis hacer es marcar una zona de 1.05 metros de alto, para que la manilla quede en el sitio correcto.

Ahora debéis marcar los agujeros con el taladro, es importante que uséis topes para que no os paséis la distancia con la broca del taladro.

Luego con el formón y la lima tenéis que elaborar el hueco donde irá instalada la caja de la cerradura, es importante que la caja calce perfectamente en el hueco  de manera ajustada sin que quede bailando. Este paso tiene que hacerse con mucho cuidado ya que corréis el riesgo de estropear la puerta o la cerradura y que quede mal instalada.

Lo siguiente será colocar el bombín o cilindro, para eso tenéis que marcar bien donde realizarás el hueco con ayuda de la corona dentada, tanto por delante como por detrás de la puerta, para que el bombín pase recto a través de la puerta y en medio de la caja de la cerradura. Una vez instalado y atornillado el bombín, solo tenéis que colocar la chapa de protección y los embellecedores para terminar con el proceso.

Como podéis comprobar instalar una de estas cerraduras en una puerta desde cero es un trabajo algo engorroso que requiere de destreza y experiencia, por eso os recomendamos que si no estáis seguros o preparados, mejor llaméis a un cerrajero profesional el cual os instalará la cerradura en un santiamén con sello de garantía de que quedará bien instalada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *